CELIA… ¿QUÉ?

DSC_0836

Este hombre está loco. Confieso que el primer día pensé que al pediatra se le había ido la olla de mala manera. Y eso que nunca falla. Me fui de allí mascullando entre la incredulidad y la preocupación. Más por el pediatra y la deriva de su cabeza que por mi hijo, la verdad. Aquel pseudodiagnóstico lanzado al aire a modo de apuesta llegaba después de… ningún síntoma. Al menos ninguno que a nosotros, médicos de pacotilla como todo buen padre es, nos pudiera parecer parte de algo tan serio como la celiaquía.

Pero a él sí se lo pareció. Y así lo dijo. “Este niño va a ser celíaco”. Así. Con sólo pesarlo y mirarlo dos veces. Un auténtico mago de lo suyo.

No se te está dando bien la tarde, amigo, debí pensar.  Y debí poner tal cara de acelga que el buen hombre nos concedió entonces lo que entendí como una especie de prórroga de 15 días, antes de volver a ver al barrigón.

“Si en 15 días no ha recuperado peso… -este fue el momento de máxima tensión de la tarde- … empezamos con las pruebas.” Y vaya que empezamos.

Celíaco… ¿cómo va a ser eso?, le espeté a papágluten en cuanto salimos de allí. A este niño lo que le pasa es que ha dado un estirón. Y punto pelota, concluimos.

A decir verdad y aunque entonces no lo sabíamos o no lo queríamos saber, nuestro pequeño buda sí presentaba algunos síntomas. Esa ligera pérdida de peso que nosotros achacábamos a la última gripecilla de la temporada… un poco de irascibilidad… y sí, bueno, también ojeras y piel pálida… Y lo cierto es que también una considerable distensión abdominal, que sólo después supimos que no era la típica barriga de bebé que tanta gracia hace a todos, sino una primera señal de desnutrición.

Como era de esperar, mi superpediatra no había perdido ni un pedacito de sus superpoderes sino que nuevamente acertaba de lleno con su diagnóstico. A ojímetro puro.

Y allí volvimos, tras 15 días sainando al ternerito, con la esperanza de superar la prueba del peso y librarnos de tener que buscar en google las palabrotas antitransglutaminasa, gliadina… y otras que ese mismo día ya nos llevamos puestas.

Y las buscamos. El peso no sólo no subía sino que bajaba y el diagnóstico se iba concretando.

Y tuvimos que hacer análisis para creernos que no sólo era celíaco sino también que estaba anémico perdido. Y asumir. Y asimilar. Y aprender. Y enseñar. Y normalizar.

Por suerte P se libró de la famosa biopsia, prueba en desuso en determinados casos.

Lo demás fue coser y cantar, sobre todo una vez descubierta la valiosísima información que la Asociación de Celíacos de nuestra ciudad nos podía proporcionar. O lo muy preparados que están los comedores de los colegios en todo el tema de alergias. Y la cantidad de personas que ya no dicen “Celia ¿qué?” cuando les expones el problema. Los mercadona y carrefur hicieron el resto.

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “CELIA… ¿QUÉ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s